'Mi hijo era anoréxico como yo'



Estamos acostumbrados a escuchar la expresión, 'Tienes los ojos de tu madre', pero ¿heredas el trastorno alimentario de tu madre? Eso podría ser algo de lo que no has oído hablar antes.

bomba de chocolate caliente

Eso es exactamente lo que sucedió en el caso de Susannah Moore, cuando su hijo de nueve años desarrolló la misma condición con la que había luchado en sus primeros años.

Puede asociar la anorexia con mujeres y niñas, pero también se sabe que afecta a niños y hombres adolescentes. Es menos común y, preocupantemente, los signos a menudo son menos obvios. Hablamos con Susannah sobre su anorexia y cómo se sintió cuando afectó a su propio hijo años después.



'Mentí sobre comer mientras salía con mis amigos'

Al crecer, tuve la vida perfecta, pero por dentro, me sentí lejos de ser perfecto. Adoptado a las seis semanas yo era un niño feliz. Solo comencé a sentirme 'diferente' cuando tenía siete años y me di cuenta de que todos mis amigos habían nacido de las mujeres que conocían como sus madres, pero no me querían. Poco a poco empecé a odiarme a mí mismo.

'Crecí para odiarme a mí mismo': Susannah se imaginó durante el apogeo de su anorexia.

A la edad de 15 años, mi dieta diaria era de ocho latas de Coca-Cola Light, 20 cigarrillos y dos porciones cuidadosamente pesadas de All Bran con leche desnatada diluida. También mentí sobre comer en casa de amigos. Caí de 8 piedras a 5 piedras de 7 libras (mido 5 pies y 4 pulgadas de alto). Me estaba muriendo de hambre. Pero por primera vez en mi vida me sentí feliz dentro de mí.

'Soy escéptico de que se pueda lograr una recuperación del 100%'

A medida que la enfermedad apretó más, me enfermé cada vez más y, finalmente, por pura desesperación, busqué ayuda. Me llevó años de terapia y asesoramiento darme cuenta del peligro en el que me había metido. Pero sigo siendo escéptico de que el 100% de recuperación sea posible.

A los 28 años, conocí a mi esposo, Byron, y casarme con él en 2000 me proporcionó la estabilidad y la continuidad que necesitaba para sentir que podía 'recuperarme' nuevamente. En 2004, tuve a mi hijo, James * seguido de mi hija, Scarlette *, dos años después de eso. Curiosamente, el embarazo no me afectó. De hecho, estaba orgulloso de que aún pudiera hacer crecer una vida humana saludable después de todo lo que había hecho.
 

'Nunca sospeché por un minuto que algo más siniestro estaba sucediendo'

James fue perfecto en todos los sentidos. Recuerdo mirarlo, prometiéndome a mí mismo que lo mantendría a salvo y seguro. Siempre fue un niño pequeño, pero era deportivo y competitivo. A finales de 2013, cuando tenía nueve años, comenzó a hacer ejercicio y nos dijo que quería 'aumentar' y ponerse en forma.

Susannah no era ajena a los signos de anorexia.

recetas de vol au vent



Estábamos orgullosos de nuestro mini atleta, nunca sospechamos por un minuto que algo más siniestro estaba sucediendo. Sin embargo, en cuestión de meses, la situación se estaba deteriorando claramente. James estaba despierto todos los días a las 6 am, haciendo ejercicio obsesivamente.

'Lo reconocí como anorexia, pero James era totalmente inalcanzable'

Con creciente pánico me enfrenté a él, solo para que me gritara, su rostro lleno de miedo y ansiedad que parecía poseído. Lo reconocí como anorexia, pero James era totalmente inalcanzable.

Me dolía poner mis brazos alrededor de él, 'No quiero que la gente me ayude a vivir', James me gritó un día. '¡Quiero que la gente me ayude a morir!' Me sentí desesperado, impotente. Mi hijo estaba dolido y no pude ayudarlo.

Mientras esperábamos ver a nuestro médico de cabecera, me preguntaba dónde me había equivocado. Yo era una madre terrible. Nunca debí haber tenido hijos. Le había pasado el odio hacia mí en mis genes. Todo fue mi culpa.

En junio de 2014, James fue diagnosticado con anorexia de inicio temprano y comenzó el tratamiento como paciente ambulatorio en una clínica de trastornos alimentarios, cerca de nuestra casa en Surrey. Estaba claramente aliviado de tener el permiso de otra persona para detener los entrenamientos y la dieta restrictiva. Desde entonces, cada día nos devuelven un poco más de nuestro hijo.

cómo deshacerse de la papada

'Necesitamos enseñar a nuestros hijos que está bien ser diferente'

Como sociedad, debemos dejar de hurgar en nuestras partes tambaleantes y gruñir, y en su lugar convertirnos en modelos positivos. Necesitamos enseñarles a nuestros hijos que está bien ser diferente, tener inseguridades, no siempre sentirse 'normales'. Está bien que fracasen a veces: que todos sus talentos, habilidades, imperfecciones, caprichos y diferencias se combinen para hacer uno perfecto 'ellos'. De esa forma, con suerte, menos niños y jóvenes conocerán la miseria de la anorexia.

Susannah ha lanzado la campaña 'Body Marvelous' para abordar los diversos problemas planteados en este artículo. Puedes seguirla en Facebook o @Body_Marvellous

Leer A Continuación

Los fanáticos de Jessica Simpson le advierten sobre la peligrosa condición de embarazo después de que publica una imagen impactante