14 razones por las que siempre tienes hambre

alimentos con flavonoides

alimentos con flavonoides (Crédito de la imagen: Rex Features (Shutterstock))

¿Recién comido y aún con hambre? Es posible que haya devorado una comida abundante Y bocadillos, pero a veces el estómago se siente como un pozo sin fondo y ninguna cantidad de comida lo llenará. ¡Que no cunda el pánico! Hay muchas explicaciones razonables detrás de su hambre interminable que se pueden abordar fácilmente.

La mayoría de las veces, la respuesta a '¿por qué siempre tengo hambre?' se debe a una dieta deficiente. Asegúrese de obtener suficientes proteínas, grasas y fibra en sus comidas para ayudarlo a sentirse lleno y evitar que busque refrigerios poco saludables. Pruebe uno de nuestros abundantes intercambios de alimentos para mantener su apetito bajo control.

Todos nos hemos preguntado '¿por qué siempre tengo hambre?' en algún momento; es un problema bastante común y no hay nada de qué avergonzarse. Ya sea una dieta de privación, hormonas enloquecidas o incluso una adicción a las redes sociales, hemos descubierto algunos culpables comunes e inusuales detrás de su insaciable apetito.



Encuentre las respuestas con nuestra guía sobre por qué siempre tiene hambre ...

1. No duermes lo suficiente

Esta es una de las respuestas más comunes a '¿por qué siempre tengo hambre?'. Privar a su cuerpo del sueño da como resultado niveles altos de grelina (la hormona del hambre) y niveles bajos de leptina (la hormona de la saciedad). Además, un cerebro fatigado anhela energía, que se encuentra más fácilmente disponible en carbohidratos azucarados, lo que explica por qué está buscando la lata de galletas.

Aquí hay 24 formas de dormir bien por la noche.

Kate Middleton George

2. Estás deshidratado

Cuando está deshidratado, el hipotálamo, la parte del cerebro que regula el apetito y la sed, se confunde, por lo que puede sentir hambre cuando en realidad lo que necesita es saciar su sed. Intente beber un vaso de agua cuando comience el hambre y vea si todavía siente hambre después de 20 minutos.

3. Está comiendo el tipo incorrecto de carbohidratos



Los tipos de carbohidratos que consume tienen un impacto directo en sus niveles de energía. Los carbohidratos refinados en la pasta blanca, el arroz y el pan, las galletas y los pasteles te dan un rápido subidón de azúcar seguido de un colapso, dejándote con un hambre intensa por más. Comer carbohidratos complejos, que se encuentran en cereales integrales, frutas, verduras, nueces y semillas, libera azúcar de manera más constante en el torrente sanguíneo, brindándole energía sostenible.

4. No está comiendo suficientes proteínas o grasas

No olvide combinar sus carbohidratos complejos con proteínas magras y grasas saludables. Estos macronutrientes aumentan la saciedad y suprimen el apetito. Intente agregar yogur, huevos, aceite de oliva, aguacates, nueces o semillas a las comidas para ayudarlo a sentirse más lleno por más tiempo.

5. Tu consumo de alcohol

El alcohol no solo reduce los niveles de azúcar en sangre y leptina, sino que beber aumenta la probabilidad de que elija alimentos inadecuados. Si está bebiendo, asegúrese de comer de antemano y alterne con vasos de agua; estos también ayudarán a prevenir una resaca desagradable.

6. Estás comiendo demasiado rápido

Si está acostumbrado a devorar su almuerzo, tome nota: masticar ayuda a su cerebro a registrar lo que ha comido. Inhalar su comida sin siquiera probarla significa que es más probable que coma un bocadillo más adelante. Tómese su tiempo y saboree cada bocado de lo que está comiendo, y espere 20 minutos después de haber terminado antes de alcanzar los segundos; ese es el tiempo que tarda la señal de plenitud en llegar al cerebro.

Leer 6 pasos para una alimentación consciente

7. Dejas un espacio demasiado grande entre comidas.

Puede pensar que comer con menos frecuencia durante el día le ayudará a perder peso, pero al hacerlo probablemente saboteará sus esfuerzos por perder peso. Pasar demasiado tiempo sin comer y el cuerpo produce más grelina, lo que aumenta su apetito, por lo que cuando finalmente come, es más probable que se atracones. Trate de no pasar más de 4 horas sin comer.

8. Estás estresado

Sentirse estresado perpetuamente puede aumentar los niveles de adrenalina y cortisol. Después de estar en un estado de lucha o huida, el cuerpo engaña al sistema haciéndole creer que necesita energía. Reducir los niveles de estrés mediante el ejercicio o la meditación puede ayudar a mantener a raya los dolores de hambre.

9. Pasas demasiado tiempo en Instagram

Instagram, Pinterest, programas de cocina, libros de cocina ... todos estos pueden ser la ruina de tu dieta. Estudiar detenidamente imágenes de comida deliciosa es suficiente para darte hambre, incluso si no lo estás. Todos hemos sentido que el antojo se instaló durante un episodio en Masterchef, y hay ciencia que lo respalda: un estudio de 2012 publicado en la revista Obesity descubrió que solo mirar los alimentos aumentaba los niveles de grelina.

10. Tienes un metabolismo rápido

Los pocos afortunados bendecidos con un metabolismo rápido simplemente queman más calorías en un día (entre 100-400) que la persona promedio, por lo que pueden necesitar una comida adicional solo para satisfacer las necesidades energéticas de su cuerpo.

11. Tus hormonas están desequilibradas

Además del síndrome premenstrual o el embarazo temprano (ambos son notorios por aumentar el hambre), existen otros desequilibrios hormonales que podrían provocarle hambre. El hipertiroidismo, que tiene una glándula tiroides hiperactiva, hace que las funciones vitales del cuerpo se aceleren, lo que significa que quema energía rápidamente. La hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre) y la diabetes también pueden aumentar el hambre. Si sospecha que tiene alguno de estos problemas, hable con su médico.

12. Tu medicación

Algunos antidepresivos y medicamentos para las alergias y el asma pueden afectar el apetito. Si está preocupado, hable con su médico sobre las alternativas.

13. No estás comiendo lo suficiente

Algunos planes de alimentación restrictivos y bajos en calorías dejan a su cuerpo privado de vitaminas y minerales esenciales. Aumente la ingesta de grasas saludables y fibra de frutas y verduras para mantenerse satisfecho sin arruinar su dieta.

14. Estás comiendo edulcorantes

Una nueva investigación ha encontrado que los sustitutos del azúcar podrían conducir a un aumento del apetito. Un estudio realizado en moscas de la fruta y ratones encontró que la exposición prolongada a una dieta rica en azúcares sustitutos puede resultar en un aumento del apetito. El investigador principal, Greg Neely, dice que los edulcorantes artificiales alteran las vías de recompensa de alimentos del cerebro y el cerebro envía señales en un intento por consumir más calorías, como resultado, los animales evaluados respondieron comiendo más. Después de todo, el uso de edulcorantes artificiales como ayuda dietética puede ser poco productivo. Aunque los investigadores dicen que se necesitan más estudios para decir si esto es lo mismo en los humanos.

5 Llenado de intercambios de alimentos

Intercambio

Para

noche de hoguera verde de glasgow 2017

Gachas de cereales dulces para el desayuno cubiertas con bayas, nueces y semillas

¿Comer cereales en el desayuno te deja con hambre a media mañana? Pruebe la avena integral cubierta con deliciosas bayas y nueces o semillas ricas en fibra para aumentar las proteínas y las grasas.

Yogur yogur griego

El yogur griego puede contener hasta el doble de proteína que el yogur natural, además de proporcionarte el 20% de tu ingesta de calcio en una porción.

Arroz blanco Arroz de coliflor

Este alimento básico de la dieta Paleo tiene mucha más fibra que el arroz blanco, y solo por una fracción de las calorías. Intente hervir / cocer al vapor / calentar en el microondas los floretes de coliflor durante unos minutos, luego mezclar en el procesador de alimentos para obtener una alternativa saludable y abundante al arroz blanco.

Patatas fritas de almendras

Si necesita un refrigerio crujiente, opte por las almendras ricas en vitamina E. Aunque tienen un alto contenido de grasa, es probable que las patatas fritas hechas con patatas blancas cubiertas de sal te hagan sentir hambriento y con ganas de comer algo dulce después.

Batido Una manzana

Empacar su jugo con tanta fruta como sea posible puede parecer una opción saludable, pero al perder el contenido de fibra de la fruta, la fructosa llega al torrente sanguíneo mucho más rápido, lo que resulta en una caída del azúcar en la sangre. En su lugar, opte por una fruta entera como una manzana, que está llena de pectina, una fuente de fibra dietética que aumenta la saciedad.

Leer A Continuación

¿Cómo crece tu jardín de dama? Hablemos del vello corporal